Pomerania

Este pequeño peludiín con aspecto zorruno se adapta a vivir en la ciudad y el campo sin problema. Debido a su carácter, ha de ser educado para que acepte a los niños.
Su esperanza de vida es de 12 a 16 años.
Es una raza activa, alegre, siempre alerta, muy viva, amorosa y mimosa.

pomerania-2
Carácter

Al pomerania le encanta estar acompañado de sus humanos y son muy protectores. Por lo general es un perro que ladra mucho si no se le entrena y educa bien, llegando a ser agresivo y dominante. Le gusta ser el centro de atención y puede mostrarse desconfiado en presencia de cualquier situación o persona extraña.

Es un perro activo, que puede vivir tanto en la ciudad como en el campo. No suele llevarse bien con niños pequeños debido a su fuerte carácter, pero con la debida educación eso se puede cambiar.

Si va a vivir con otro animal o mascota, es mejor hacerlo cuando es todavía cachorro.

Salud

Por lo general, el pomerania es un perrito que goza de buena salud, es resistente y puede vivir muchos años. Como todos los pequeñines, puede sufrir luxación de rótula. Pueden ser frecuentes algunas enfermedades en la piel o el colapso de traquea. Con la debida higiene y una rutina diaria de cuidados se evitan la mayoría de problemas de salud que pueden aparecer.

Como casi todas las razas “toy”, pueden aparecer caries en una edad temprana. Un cepillado semanal de los dientes con cepillo y pasta dental específica, evitarán estos problemas dentales.

Recordad: “Una alimentación y ejercicio adecuados son la base de una buena salud”.

Cuidados

Es muy importante cepillarle a diario desde cachorro, nunca menos de dos veces por semana para evitar la acumulación de pelo muerto, sobre todo en el periodo de muda de pelo de cachorro a pelo de adulto, que es más o menos hasta los ocho meses.

Os recomendamos revisar las orejas y los ojos a diario, quitando las legañas que aparecen. Sus uñas crecen muy rápido, por lo que necesitan ser cortadas a menudo.

Es mejor no bañarlos demasiado para que no pierda sus aceites esenciales, una vez al mes o cada mes y medio es suficiente. Tras el baño, evita que coja frío secándolo primero con la toalla y después con el secador a medio gas.

Cepillad sus dientes todas las semanas para evitar la aparición de caries y para que conserve sus dientes en la edad de adulto.

Llevadlo al veterinario para vaciar las glándulas anales una vez al mes, esto evitará infecciones indeseadas.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar