Bañar al perro en una estación fría paso a paso

¿Te preguntas cómo bañar a tu perro en invierno? ¿Te da miedo que pueda pasar frío por las bajas temperaturas? En la siguiente guía te damos una serie de recomendaciones para que pueda disfrutar del baño y no tenga frío.

 

Guía para bañar al perro en invierno

Es importante bañar al perro cada cierto tiempo. Sin embargo, si bien es cierto que los cambios bruscos de temperatura le pueden causar mucho daño, haciendo que coja un resfriado, frío o lo pase mal.

Si prefieres delegar en un tercero, siempre puedes llevarlo a que lo bañe un profesional. Ideal si no sabes cómo hacerlo dentro de casa o si no tienes sitio. Pero si prefieres hacerlo tú mismo en casa, esto es lo que tienes que hacer:

  • Mantén la casa caliente: lo primero es crear un ambiente agradable. Para ello, pon la calefacción y regula una buena temperatura, para que el espacio esté lo suficientemente caliente para que la mascota esté a gusto. En el caso de no tener calefacción, puedes optar por un calefactor.
  • Asegúrate de que el agua es templada: utiliza agua templada (no fría ni hirviendo) para bañar a tu perro. Es importante que la regules bien, para que no se asuste ni se ponga malito.
  • Jabón: enjabona bien al perro para sacarle la suciedad y que quede perfectamente limpio. Ten paciencia y dale suaves masajes para que disfrute del baño. Así seguro que estará mucho más agusto.
    • Alternativa -> champú en seco: si el perro no quiere bañarse en invierno o sufre aún siguiendo todas estas recomendaciones, como alternativa puedes usar champú en seco. Una limpieza en seco es la otra opción si el perro es muy friolero.
  • Aclara con suficiente agua: lo siguiente, el aclarado. Continúa con el agua tibia y controla bien cómo sale, para que no le coja el frío ni se queme. Dedícale el tiempo que sea necesario para que se le vaya el jabón.
  • Toallas: ten a mano unas buenas toallas limpias y secas para empezar a secarlo. Es normal que la mascota se sacuda el exceso de agua, pero emplea con toallas y quítale toda la humedad. 
  • Mejor lávalo durante el día: ya sabes que de día hace menos frío que de noche. Así que es mejor bañarlo antes de comer o por la tarde que en la noche. Verás que la temperatura resulta más agradable y no gastas tanto calefacción. Además, es más cómodo para su paseo nocturno.

 

¡Esperamos que estos tips te sean útiles!

Dejar un comentario

Alimentos que no debes dar a tu amigo peludo

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar