Cómo bañar un perro, paso a paso

A la hora de bañar a tu perro en casa, te puedes encontrar dos posibilidades, que todo vaya como la seda, o por el contrario, que sea una pesadilla porque a tu amigo no le gusta.

Si no le gusta, puede deberse a varias razones, tiene miedo, no quiere mojarse, se asusta con el ruido del agua o porque no lo haces de manera que le resulte agradable.

En nuestro afán de ofrecer información útil, queremos intentar con este post que el baño de tu can sea una actividad para disfrutar y no para temer.

Bañar a tu perro: guía paso a paso

Preparativos: cosas a tener en cuenta ANTES de bañar a tu perro

Antes de empezar, asegúrate de que tienes todo lo necesario, champú, cepillo, toallas, etc. Es mejor que no dejes a tu perro sólo en el agua para ir a buscar algo que se te olvidó, sobretodo si le estás bañando en el cuarto de baño de tu casa (no es necesario que te digamos lo que te puedes encontrar cuando vuelvas).

Una buena idea es tener sus premios a mano. Si premias su buen comportamiento en la bañera, aprenderá que el baño es «guau» y permanecerá quieto, dejándote hacer mejor tu trabajo.

Un buen cepillado antes de mojar al peludo, ayuda a eliminar el pelo muerto y la suciedad más superficial. También facilita las tareas posteriores y evita la acumulación de pelo en las tuberías, en caso de que le bañes en la bañera de tu casa.

¡Al agua!

La temperatura más adecuada siempre será templada, incluso en invierno.

Si usas manguera o ducha, y tu perro es de los que se asusta con facilidad, procura no usar mucha presión con el agua para no hacer ruido, y no enciendas el grifo de repente, mejor hacerlo poco a poco.

Para mojar al can, empieza por las patas, de abajo a arriba. El cuerpo lo mojaremos desde el cuello hacia la cola, dejando la cabeza para el final del baño. Es muy importante que tengas cuidado de no introducir agua en sus oídos para evitar inflamaciones.

Cuando no estés usando el agua, cierra el grifo para no malgastar ni gota.

Una vez mojado, aplica el champú.

Usa champús especiales para perros, no uses champús de personas, otros jabones, ni champús específicos como champú antipulgas si no tiene este problema.

Dependiendo del tamaño de tu perro y de lo largo que tenga el pelo, necesitarás cierta cantidad de champú. Lo mejor es aplicar poca cantidad, e ir echando más si lo crees necesario, ya que si echas demasiado, te costará demasiado aclararlo.

Aplica el champú desde su lomo hacia el resto del cuerpo y frota suave pero con algo de energía para eliminar la suciedad. Por último tienes que pasar el champú por su cabeza, teniendo mucho cuidado con los oídos y los ojos.

Para aclararlo, deberás coger a tu perro por el hocico y echarle agua desde la cabeza hacia atrás, de este modo se extenderá a su lomo. Debes repetir este proceso tantas veces como sea necesario y asegurarte de que no queda ni rastro de champú en su pelo, así no le provocarás irritaciones u otros problemas en la piel.

El secado de tu perro tras el baño

Ya le has lavado, ahora toca secarlo. Seguramente que tu perro se sacuda cuando dejes de echarle agua. Si estás dentro de casa, ponle una toalla por encima para evitar que te ponga todo perdido. Primero, sécalo bien con la toalla y ten especial cuidado con las orejas.

Si usas un secador de pelo, que no sea con el aire caliente y mantén una distancia prudente con su piel y sobre todo con sus oídos. Existen secadores especiales para perros que hacen menos ruido y no calientan tanto el aire.

Para finalizar todo el proceso, deberás cepillar su pelo con cuidado eliminando los nudos que se pueden haber hecho.

Recuerda que debes cepillar frecuentemente a tu perro si quieres que el efecto del baño dure más tiempo y no suelte tanto pelo.

Si crees que no vas a saber o simplemente no quieres hacerlo, puedes llevarlo a bañar a una peluquería canina o al veterinario, ellos tienen la experiencia y todo lo necesario para dejar a tu perro perfectamente aseado.

Por último, ten presente que no puedes bañar a tu perro a diario, esto le provocaría más perjuicios que beneficios. En un futuro artículo, trataremos este y otros temas relacionados con el baño de nuestros peludos amigos.

Dejar un comentario

Perro comiendo en un platoCachorro de labrador comiendo

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar