Cómo hacer que tus perros convivan con otros canes

Los amantes de los animales en general empiezan adoptando un cachorro y casi siempre terminan queriendo ampliar su familia perruna.

No obstante, en muchos casos no lo suelen hacer por la dudas, ¿cómo recibirá el perro antiguo al recién llegado? ¿Tendrá celos? ¿La convivencia será pacífica o habrá peleas?

Si te has planteado adoptar algún cachorro y no lo has hecho por miedo o por no saber responder a estas preguntas, sigue leyendo este artículo porque aquí te explicaremos qué debes hacer para lograr que tu perro acepte a otro en casa.

Cómo hacer que tus perros convivan entre ellos

Si ya tienes perro, éste estará acostumbrado a tener la casa para él solo, por lo que puede resultarle difícil aprender a compartirla por primera vez con otros perros. Por ello, te damos una serie de trucos para facilitar en la medida de lo posible la presentación de un nuevo cachorro a tu perro adulto.

1.  El momento de la presentación

El momento de la presentación es fundamental porque crea un precedente importantísimo en la relación de los perros y puede marcar la diferencia entre una convivencia pacífica y enriquecedora o una lucha diaria marcada por los celos y las peleas.

  • Escoge un lugar neutral. Lo ideal sería que le pidas ayuda a algún amigo para que saque a pasear al cachorro. Después de que ambos hayan caminado y liberado energías, puedes hacer que los perros se encuentren en un lugar que no le resulte familiar a ninguno de los dos. Con esta estrategia te aseguras de que ambos estén más relajados y que no perciban que el otro está invadiendo su territorio. Deja que los perros se conozcan y después, continúa el paseo junto a tu amigo.
  • Lleva el perro a casa. Si durante el encuentro anterior no se produjo ningún problema, puedes llevar la nueva mascota a casa. No dejes que entre inmediatamente y huela cada rincón de las habitaciones, espera a que esté tranquilo y sentado para permitirle pasar. Recuerda que es el perro más mayor quien debe entrar primero en casa e “invitar” al otro.
  • Deja que sean los perros quienes determinen su jerarquía. Con el paso de los días, los perros se irán conociendo y establecerán su propia jerarquía, no siempre el más mayor es quien asume el rol dominante y no debes forzar ninguna situación ya que se trata de un proceso que discurre de forma natural.

Otros trucos que puedes seguir para lograr que los perros convivan adecuadamente son los siguientes:

  • Una vez que tu cachorro haya recibido su primera vacuna (como mínimo) y que el veterinario confirme que es seguro hacerlo, sácalo al jardín y déjale que merodee durante un rato para acostumbrarse a todas las nuevas imágenes y olores.
  • Seguido de esto, ponle la correa y deja salir a tu perro adulto, sujeto también por el collar. Si la mascota más mayor es grande o nerviosa, quizás sea buena idea ponerle un bozal para evitar embestidas repentinas durante el saludo. Tendrán curiosidad por conocerse así que dales cierta libertad de movimientos manteniendo la correa floja. Cálmalos con elogios e ignora sus lloriqueos o ladridos.
  • Igualmente, premia las interacciones tranquilas y moderadas con palmadas suaves, palabras calmadas y algún snack. Es importante que estés tranquilo aunque alguno de los perros se ponga demasiado nervioso. Espera a que se calmen o separalos un rato antes de intentarlo de nuevo.

Ahora bien, pero ¿cómo puedes evitar los celos y las peleas?

¿Cómo evitar los celos y las peleas?

  • Brindale a ambos la misma atención y cariño. De esta manera, los dos perros entenderán que no tienen que luchar por tu atención. Puedes acariciar al perro más mayor con una mano y al nuevo con la otra o pedirle a tu pareja que se encargue de uno de los dos.
  • Sigue las mismas rutinas. El perro mayor suele estar acostumbrado a determinados hábitos y horarios, es importante que el recién llegado no altere estas costumbres para que no lo perciba como el “responsable” del cambio.
  • Separa los platos de la comida. Debes educar a cada mascota para que coma de su plato y no invada el espacio del otro, así evitarás conflictos. Cada perro debe tener su propio plato y lo ideal es que estén a una distancia prudencial mientras comen.
  • Deja que jueguen. En ocasiones, los perros más mayores gruñen, ladran o empujan al pequeño. Se trata de un comportamiento normal y es muy improbable que le haga daño por lo que, a menos que creas que lo va a lastimar, no debes intervenir. Recuerda que es a través del contacto físico que ambos perros delimitan sus reglas.
  • Dale los juguetes poco a poco. Los juguetes son uno de los principales motivos de disputa entre los perros, incluso entre los que se han criado juntos. Por ello, lo más aconsejable es dárselos solamente cuando ambos perros se hayan aceptado mutuamente.

Y recuerda si tienes alguna duda pregúntanos, estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.