Las cosas que debes saber sobre las mudas de pelo de tu perro

El pelo es una de las partes más importantes para la salud del perro y que refleja si este goza de buena salud. Es una capa natural termorreguladora que aísla al perrete tanto del frío como del calor, así como de las inclemencias del tiempo, el viento, la nieve o el sol.

La piel del perro es más sensible de lo que creemos y de no ser por esa capa de pelaje sufriría muchos problemas de salud al verse expuesto a quemaduras solares, ciertos parásitos o escoriaciones.

No todos los pelajes son iguales y necesitan distintos tipos de mantenimiento, pero todos ellos tienen algo en común: la muda.

10 cosas que debes saber sobre las mudas de pelo de tu perrete

  • Los perros mudan el pelaje una o dos veces al año, normalmente en primavera y otoño, aunque la época de esta muda estacional puede variar según la temperatura a la que se vean expuestos. Los aires acondicionados o las estufas pueden desajustar ese calendario perruno. Si el perro vive en un ambiente de temperatura neutra la muda de pelo puede alargarse.
  • A parte de la época de muda, hay algunas razas de perro que sueltan pelo durante todo el año, aunque en menor cantidad que en el tiempo de muda.
  • El pelo viejo se queda en la parte exterior mientras el pelaje nuevo crece bajo el. En algunas ocasiones se pueden diferenciar ambas capas por el color.
  • La muda es una forma natural de renovar y aligerar el pelaje, preparándolo para los cambios estacionales de temperatura. De esta forma, el perro se mantiene fresco en verano y calentito en invierno.
  • Es necesario elegir el cepillo adecuado para cada tipo de pelaje. Para los pelajes cortos, como el de los husky, van bien las manoplas de goma; para los pelajes medios, rizados o con subpelo, los cepillos y cardadores van bien; por último, para los pelajes largos es necesario usar primero un cepillo suave o un peine para quitar los enredos y, después, un rastrillo de puntas suaves para retirar el pelo muerto sin dañar la piel
  • Hay algunas razas de perro, como el bichón maltes o el golden retriever, que apenas sueltan pelo y que, por lo tanto, son recomendables para familias con algo de alergia. Por lo general, los perros de pelo corto sueltan más pelo que los de pelo largo o rizado.
  • Para mantener sano el pelaje del perro, es más recomendable un cepillado profundo que retire el pelo muerto que recortar el pelo. Los perros con pelo corto y duro, como los pastores alemanes, pueden deshidratarse o sufrir problemas en la piel si se les corta el pelo. Con un cepillado continuo se evitan los enredos y se oxigena el pelaje.
  • Durante la muda, el perro necesitará ingerir algunos complementos que le ayuden a mantener sanos tanto el pelaje como la piel, como un extra de proteína en su alimentación, aceite de oliva, plátanos o pepinos. No hay que olvidar la importancia de que cuente con agua fresca en todo momento.
  • Los perros se rascan mucho durante la muda, ya que el pelo muerto les irrita la piel. Para evitar que el picor haga que se puedan dañar dicha piel, ayúdales con un baño y un largo cepillado. En el caso de que el rascado excesivo persista, es recomendable una visita al veterinario para descartar que no se trate de otro problema ajeno a la muda.
  • Algunas razas de perro, como el border collie, mudan el pelaje al pasar de la etapa de cachorro a adulto o de adulto a anciano. El color del manto de pelo resultante puede cambiar levemente.

¿Cortar o cepillar el pelo?

Hay ciertas razas de perro a las que nunca se les debe recortar el pelaje, ya que se les debilitará y les dejará vulnerable a los cambios de temperatura y los problemas en la piel. Algunas de estas razas son el Husky, el pastor alemán, el border collie, el pastor belga, el pastor suizo, los mastines, los labradores, los teckel, etc.

A diferencia del pelo humano, el pelo de los perros no se fortalece al cortarlo, al contrario, provoca que crezca el pelo más fino y en mayor cantidad, aunque más débil, por lo que habría más caída de ese pelo. Un corte indebido también puede debilitar la raíz del pelo y terminarían apareciendo alopecias en algunas zonas del pelaje.

Por otro lado, hay razas de perro de pelo largo, como el yorkshire, que necesitan un mantenimiento continuo del pelaje para evitar enredos y acumulación de suciedad, el cual incluye un buen corte de pelo.

Por último, el cepillado es un hábito muy bueno independientemente del tipo de pelaje o la estación del año.

El cepillar el pelo de un perrete es un momento perfecto para reforzar los lazos entre humano y perro, que además resulta en un masaje muy relajante para el chiquitín si se hace sin prisa, sin brusquedad, tanto a favor del pelo como en contra.