Labrador Retriever

Las raza con más ejemplares registrados en el mundo. Bastante culpa de esto tiene su nobleza, su facilidad para aprender y su bonita apariencia​​​ de perro bonachón. Eso sí, es pura energía. Necesita mucho ejercicio físico y mental para mantener la línea.
Su esperanza de vida es de 10 a 14 años.
De carácter amable, inteligente, ágil, apacible, extrovertido y confiado.
labrador-2
Carácter

Se adapta perfectamente a la vida familiar. Al ser equilibrado se le puede entrenar fácilmente. Jugar a la pelota es uno de sus juegos favoritos porque les gusta llevar objetos en la boca.

Este grandullón necesita tener cubiertas sus necesidades de ejercicio físico y mental a toda costa. De no ser así, se convertirá en hiperactivo, lo que significa destrucción de la casa e incluso intentos de escapar.

Su capacidad de trabajo, de auto-control, y su equilibrio emocional le hacen perfecto para ser perro guía y perro para usar en terapias. Pero si estáis pensando en llevaros un Labrador a casa, necesitáis tiempo libre para vigilar que no coma lo que no debe, también para enseñarle a no buscar atención en exceso y conseguir así que no sufra ansiedad por separación.

El Labrador tiene ganas de jugar y mucha paciencia con los pequeños de la casa, cualidades perfectas para que tenga una excelente relación con los niños.

Suele eludir las peleas, y estando bien socializado es amable con otros perros. Es una buena elección si vas a tener más de un can en casa.

Una de las cosas que más gustan del labrador retriever es su carácter. Este perro se caracteriza por ser muy noble, bonito, inteligente, leal, afable y divertido. Se adapta bien a distintos ambientes y tipos de familias.

También es importante mencionar que es un perro activo y que necesita mucha estimulación. Es decir, que juegues con él, puesto que necesita hacer mucha actividad física.

De hecho, podríamos decir que es prácticamente incansable, pero necesita hacer ejercicio para mantenerse en forma y no tener sobrepeso, un problema lamentablemente común en esta raza.

Salud

Estos perros son glotones por naturaleza, así que si no tenéis cuidado lo que tendréis será un perro obeso. Es mejor que lo alimentéis con varias porciones pequeñas de comida durante todo el día en vez de darle todo de una vez. Con esto ayudaréis a que la hinchazón o torsión gástrica no aparezca.

Enfermedades genéticas como la displasia de cadera y de codo son típicas en los Labradores. Algo muy común en los perros grandes de pura raza.

Las cataratas, incluso cataratas juveniles, son la patología ocular más extendida entre los ejemplares de Labrador.

También pueden aparecer lipomas (bultos en el cuerpo) de gran tamaño, son tumores benignos que se deben quitar para que no afecte a su movilidad.

El labrador retriever es de tamaño mediano y presenta un cuerpo fuerte y compacto. Suele tener un peso de 27 – 34 kilogramos en el caso de los machos y de 25 a 32 kg en el caso de las hembras.

Si se siguen correctos cuidados y una alimentación equilibrada para el labrador retriever, puede vivir muchos años. La esperanza de vida es de 10 a 12 años.

Cuidados

Debéis revisar la alimentación de un Labrador Retriever constantemente, porque como ya dijimos anteriormente es muy glotón y tiende a engordar con facilidad. Las raciones deben ceñirse a las indicadas, sin olvidaros de descontar la cantidad de premios que le deis a lo largo del día.

Otra tarea que tenéis que desempeñar, es la de cepillar periódicamente la dentadura de vuestro peludo. Y no sólo por los dientes, sino por su estómago también. Una boca sana tritura el alimento debidamente y hace que el resto del organismo funcione mejor.

Bañad a vuestro Labrador sólo si es necesario, con champú específico para canes que conserve su pH. Para secarle quitad el exceso de agua con una toalla y rematad la faena usando el secador a una temperatura media y sin acercarlo demasiado a su piel.

De dos a tres veces a la semana es la frecuencia con la que tendréis que cepillar a un ejemplar de esta raza. Esto hace que su manto se mantenga limpio retirando la suciedad y el pelo muerto.

No olvidéis proporcionarle su dosis de ejercicio físico y mental cada día. Recuerda que es una raza que tiende a la obesidad y que debe hacer mucho ejercicio, para estar sano y cuidado. Lo necesita con el objetivo de no desencadenar enfermedades genéticas, como puede ser la displasia de cadera.

También es importante proporcionarle las vacunas para evitar que coja enfermedades peligrosas para los perros, así como visitas al veterinario cada 6 meses para revisiones básicas.

Para tener un ejemplar de labrador retriever, es importante conocer sus cuidados y llevarlos a cabo. De salida, puede vivir en un piso pequeño, pero es necesario que el dueño le de paseos todos los días. Se aconsejan tres paseos diarios a lo largo del día, además de ejercicio activo.

También es importante tener algunos juguetes, porque aunque es amigable es inquieto y así podrá estar entretenido y ocupado, para que pueda canalizar su energía.

Cuando son cachorros, debemos darle un mordedor, puesto que sino tenderá a querer morderlo todo.

En cuanto al baño, es importante bañarlo cada mes o mes y medio (¡le encanta el agua!), así como cepillarle el pelo. Es necesario hacerlo para evitar que le salgan parásitos y pueda tener un pelo precioso.

Historia

En lo referente a su historia, la Federación Cinológica Internacional (FCI) lleva el origen del labrador retriever a Gran Bretaña. A pesar de ello, hay quienes lo achacan a la isla de Newfoundland y a la ciudad canadiense de San Juan (Saint John).

 

Debido a la escasa variedad de perros de San Juan, surgieron varias razas como los retriever. Fue a mediados del siglo XIX cuando algunos perros fueron exportados a Inglaterra, donde los criadores buscaban obtener “el perro cobrador perfecto». Tras varias generaciones y mucha selección, surgió en Inglaterra el perro labrador retriever.

 

Las primeras bases de la raza sucedieron en las primeras décadas del siglo XX en Inglaterra. Luego, fueron importados a Estados Unidos durante la I guerra mundial. Mientras que en la II esta raza sufrió graves consecuencias y pasó a un segundo plano. A partir de ahí ,volvió a ser popular, en parte por sus habilidades como perro de caza, aunque lo que más gustaba era su carácter y lo bonito que era.

En la actualidad, es un perro que adoran los grupos K-SAR para búsqueda y rescate pero también como perro para ciegos, de terapia y una mascota ideal.

Alimentación

La alimentación depende de si el labrador retriever es cachorro o adulto. Los cachorros tienen que comer al menos tres o cuatros veces al día, mientras que en el caso de los adultos necesitan dos raciones diarias.

En cuanto al tipo de comida, puedes elegir un pienso equilibrado y comida húmeda. También puedes seguir las directrices de un veterinario.

En cualquier caso, recordamos que es fundamental elegir la comida correcta según la edad y el tamaño del can. Además, recurre mejor a un pienso bajo en grasas y con alto contenido de proteínas de calidad. Tampoco es recomendable abusar de premios o darle mucha comida casera.

Aunque te hemos insistido en la importancia de que el labrador retriever haga ejercicio, sí es clave evitarlo justo después de que coma, porque puede causar un vólvulo dilatación del estómago.

El labrador retriever y el calor

Teniendo en cuenta que estamos ante una raza que necesita mucha actividad, es importante que evites hacerlo en las horas de más calor. Sal siempre que no haga calor y déjalo descansar en lugares frescos, a la sombra. También es recomendable llevar una botella de agua para que pueda beber y mantenerse hidratado.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar