¿Cómo cepillar el pelo de un perro con pelo largo?

La higiene de la casa y la de tu perro depende de la frecuencia con la que cepilles el pelo. El hecho de no peinar a tu mascota de manera habitual conlleva una acumulación de pelo muerto que se va cayendo poco a poco y que trae consigo una mayor probabilidad de que aparezcan parásitos en su cuerpo.

Un buen cepillado es clave para la detección de anomalías en la piel del perro, como bultos, manchas o calvas. Gracias a este gesto, estos aspectos serían difíciles de detectar.

La frecuencia con la que tienes que cepillar a tu perro dependerá del tipo de pelo que tenga. Además, es aconsejable acostumbrar a tu mascota al cepillado desde que es un cachorro para que lo relacione con una actividad normal. Si habituamos a nuestra mascota a peinarla desde pequeña, lo adquirirá como una costumbre diaria y facilitará esta actividad, ayudando a que ese rato se convierta en un momento divertido. Si por lo contrario, el perro no se acostumbra al cepillado esto puede convertirse en un momento muy desagradable, ya que le provocará miedo y ansiedad. Por estos motivos, es muy importante empezar a cepillarlos desde que son cachorros.

Como hemos dicho antes, cada pelaje necesita cuidados diferentes debido a que las necesidades y características de cada uno son distintas. No es igual un pelo largo que tiene nudos a uno corto que apenas se enreda. Por eso, hoy os vamos a explicar cómo peinar a un perro de pelo largo.

Para empezar la forma en que se debe cepillar el pelaje es distinta dependiendo del tipo de pelo. Hay que destacar que incluso dentro del grupo de perros con pelo largo dependiendo de la raza que sean se cepillan de una forma u otra. Además, el pelaje perfecto debe verse lo más aéreo y esponjoso posible.

Una vez tomado el baño, el cepillado se hará siguiendo la línea del pelo en el Pastor de Brie, el Pekinés y el Cocker. En el caso del Pomerania, el Collie y el Chow Chow se peinará a contrapelo, de abajo hacía arriba y de atrás hacía delante para que quede bien batido. Al mismo tiempo que se cepilla se usa un secador de pelo en la misma dirección del peine para reforzar el efecto.

Además, para que el pelo se vea más brillante y sedoso hay que usar un buen champú y acondicionador. Igualmente, deberán recortarse los pelos que sobresalen de las uñas para darle a la pata una forma bien redondeada y pequeña, exceptuando a los Pekineses, que requieren tener los dedos bien recubiertos de pelos.

Ahora bien, pero, ¿cómo cepillar a tu perro de manera adecuada?

¿Cómo cepillar a tu perro de forma adecuada?

La manera más cómoda y correcta de peinar a tu mascota es usando un peine especial para perros. Los hay con cerdas naturales y con cerdas de plástico, la elección dependerá de la ocasión y del tipo de pelo de tu mascota. El peine siempre hay que usarlo en la dirección del crecimiento del pelo.

Lo más adecuado es comenzar por la cabeza, continuar por la espalda, la zona lateral, las patas y terminar por la cola. Recuerda que debes ser cuidadoso al cepillarlo, si eres brusco o el perro tiene nudos puedes hacerle daño y transformar el cómodo masaje en algo desagradable para tu mascota. Además, a la hora de cepillar el pelo a un perro hay que tener en cuenta su tamaño y características.

De igual forma os vamos a proporcionar algunos consejos para que cepillar el pelo de vuestra mascota os resulte más fácil.

Consejos para cepillar el pelo de un perro con pelo largo

En seguida os proporcionamos más recomendaciones sobre cómo peinar a perros con pelo largo, entre las que destacan:

  • Cepillado diario. Para las mascotas con pelo largo es muy recomendable cepillar diariamente con el objetivo de evitar enredos.
  • Usar un peine adecuado. El cepillo más apropiado para este tipo de pelo es el que tiene cerdas de punta redondeada, por un lado y, por el otro, cerdas más duras. La función de las primeras es quitar los enredos y el pelo muerto, mientras que las segundas ayudan a proporcionarle al pelo más suavidad y brillo.
  • Primer cepillado, a favor del pelo. El primer peinado siempre debe ser en el sentido del pelo, para así desenredarlo.
  • Aplicar un acondicionador. Usar un acondicionador justo antes de peinar al perro puede ayudar al cepillado, ya que evitará los tirones que causan los enredos.
  • Segundo cepillado, a contrapelo. Después de habernos asegurado de que el perro no tiene ningún enredo, se puede hacer un segundo cepillado a contrapelo que servirá para ver si nuestra mascota tiene algún parásito, además, de activar su circulación sanguínea.